¿Qué determina el éxito en una oposición de élite?

La primera premisa para aspirar al éxito en una oposición a abogado del Estado, juez, fiscal, notario, registrador o inspector de Hacienda es contar con un buen capital de conocimientos. Pero, una vez dado esto por supuesto, la pregunta que cualquier opositor puede plantearse antes de acudir al examen es: ¿existen otros condicionantes que marquen la diferencia entre el éxito y el fracaso en las pruebas?

Para el economista Manuel Bagués, profesor de la Universidad Carlos III de Madrid, la respuesta es sí. Después de analizar la evaluación de 40.000 candidatos a estos cuerpos del Estado durante los últimos años, Bagués ha recopilado un grupo de factores que, a su juicio, influyen en el resultado.

En algunos casos esos factores resultan aleatorios. Es el caso del día de la semana, hora, existencia de aplazamientos y orden de convocatoria que se aplican a los candidatos. "El orden de convocatoria, que se decide por sorteo, aumenta las probabilidades de éxito de los opositores situados al principio de la lista en un 55% en promedio respecto a los situados al final", explica el profesor de la Carlos III. Ese porcentaje llega al 75% en el caso, por ejemplo, de los candidatos a inspectores de Hacienda al principio de la lista. En cuanto a los aplazamientos, el efecto sobre los resultados no es despreciable: "Por cada día de retraso las posibilidades de que el candidato apruebe se reducen un 6%".

La posible existencia de nepotismo es otro de los rasgos analizados en la investigación. Así, datos como el hecho de que los candidatos emparentados con miembros del cuerpo del Estado al que aspiran tienen tasas de éxito significativamente superiores al resto -más de un 100% de media- plantea dudas sobre la posible existencia de favoritismo.

El peso de esta variable, que afecta sólo al 1% de los candidatos, es significativo en tres oposiciones: abogado del Estado (un 205% más posibilidades de aprobar); diplomáticos (149%) y notarías (112%). Pese a ello, como recuerda Bagués, esa mayor tasa de éxito puede deberse también a mayores recursos o acceso a mejores preparadores en los candidatos con familiares dentro de estos cuerpos. En cuanto al peso del sexo, los resultados sólo apuntan a que cuando los tribunales están compuestos "por miembros relativamente más jóvenes" las posibilidades de éxito de un varón son mayores, mientras que cuando los evaluadores tienen más edad las mujeres salen beneficiadas.

La ciudad de origen determina también los resultados. "Los candidatos de Madrid tienen mayores tasas de éxito, pero éste desaparece cuando las evaluaciones han sido realizadas fuera de la capital", explica Bagués. En el caso de los abogados del Estado y los diplomáticos, más del 40% de los candidatos son de Madrid.

 

 Artiículo Original publicado en ;http://cincodias.com/cincodias/2010/05/06/economia/1273125392_850215.html